Pequeño cadete de la UCIN*

Por Alberto Chanona
06 de julio de 2017

Para Damián

La flor que crece en un agujerito de la banqueta.
El sonido que hace el lápiz encima del papel.
La trayectoria, inspirada y feroz, de un diente de león.
O el silencio expectante tras la puerta, a las 4 pm,
cuando vuelve mamá a casa.

Milagros secretos todos ellos, como tú, Damián,
―cadete de la UCIN, manitas arrugadas, pequeño Pádawan―
cuando bajas la escalera en la mañana
y pides pan con leche
y saludas a Lola en la ventana.



* UCIN: Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.




Volver al índice principal




No hay cosas sin interés. Sólo gente sin ganas de interesarse. ―G. K. Chesterton.